Search
  • Carolyn Northrup

El poder del dicho y la filosofía del mexicano.


¡Cómo extraño la cultura del color, del olor, de la familiaridad de la comida y la posibilidad de poder expresar un sentimiento, una filosofía, con el poder de un dicho! Cuando reflexiono, me doy cuenta que he educado a mi hijo con la filosofía característica del mexicano: sentida, amable, apasionada y, sobre todo, humorística.

Desde el típico ‘a darle, que es mole de olla‘, hasta al ‘camarón que se duerme se lo lleva la corriente’, los dichos ‘son un aliviane’ para nosotras como mamás. Entre mis favoritos:

‘Y tu nieve… ¿de limón?’ cuando los hijos creen que tienen derecho sobre uno.

‘No me chupo el dedo’, cuando tratan de salirse son la suya porque te creen tan inocente...

‘A fuerza ni los zapatos entran’, cuando están de necios.

‘Le dijo el sucio al mal bañado’ que es lo mismo que ‘le dijo el comal a la olla, oye olla…’, cuando no se fijan que juzgan por las mismas cosas que hicieron.

‘No contabas con mi astucia’, cuando creen que te pueden engañar (Chapulín Colorado, te extraño…)

‘Te crees parido por las hadas’ cuando creen que tienen derecho... ’ nomás’ por existir.

‘Todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar’, cuando creen que pueden tirar todo en el clóset y no te vas a dar cuenta. Al final del día creo que sí se salieron con la suya, porque la que acabó arreglando el mentado tiradero fui yo. Así es que, ‘a lo que te truje chencha’.

‘No por mucho madrugar amanece más temprano’, (con éste si hay que tener cuidado) me decía mi hijo cuando lo levantaba para ir a la escuela.

Lo que más me divierte en esta aventura del bilingüismo y de la biculturalidad, es el aprendizaje de toda una lengua. ¡Qué puedo decir del ‘ahí nos guachamos‘ (de watch en inglés), el ‘parqueadero‘ donde estacionamos la‘ troca‘, el ‘joni‘ que siempre me lleva de ‘pari‘... ¡Es como si tomásemos lo mejor de dos mundos para crear algo único!

Esto es sólo un pedacito importante de mí. Si algo pudiera quedar en claro, quisiese que fuera:

Amo a mi familia.

Sigo (y seguiré) aprendiendo y construyendo una carrera que me apasiona. Todo lo que he hecho a lo largo de mi trayectoria profesional está basado en escribir.

El lado amable siempre da mejores resultados.

El buen humor le da sentido a la vida.

Me encanta escribir; y aunque ‘ya llovió’, o aunque ‘los tres mosqueteros no sean lo mismo que 20 años después‘, siempre apoyaré el uso apropiado del español.

Cada buen hábito tiene un amigo y un compañero, así como los hábitos que una empresa implementa mediante el desarrollo de campañas enfocadas al cambio; así como un aliado que puede contribuir a los objetivos y logros de una organización.

¿Qué dicen? ¿Nos echamos un cafecito?

He dicho!

17 views
Marketing and Communications expertise
Let's connect!